Opinión

 

jose_alberto_martin-toledano_provincial.jpgLa sociedad española no sale de su asombro. Quien hace de menos de un año negaba la crisis económica llamándola desaceleración, quien afirmaba que estábamos en la Liga de Campeones de la economía mundial, quien prometía en su programa electoral el pleno empleo, quien decía que no entraríamos en recesión, sino que creceríamos un 3%, quien aseguraba que el superávit de las cuentas públicas no corría peligro, ese mismo “genio de la economía”, el presidente Zapatero,  acudió a un plató de televisión para declarar que “él nunca mintió sobre la crisis, en todo caso se equivocó”. 

Es evidente que  para ZP a los españoles se nos puede mentir impunemente, al fin de cuentas ya lo ha hecho en numerosas ocasiones y nunca parece ocurrir nada, debe pensar que ya estamos vacunados del virus de la mentira y no nos afecta.
Sin embargo su falta de respeto a los millones de ciudadanos que le vieron burlarse de  las personas que le preguntaron rompió  muchos tabúes.
El Presidente intenta ganar tiempo y solucionar la crisis económica esperando a que escampe, mientras tanto nos propone una serie de medidas que fracasan desde el inicio una detrás de otra. Primero la devolución de 400€ en la renta para relanzar el consumo y sin embargo el consumo de los españoles se hunde; después entregar a la banca una millonada para favorecer el crédito a las familias y a las empresas, pero a pesar de ello hoy nadie es capaz de obtener un préstamo; mas tarde ofertó una moratoria en el pago de las hipotecas para los parados y los bancos se resisten a la operación y nadie conoce a ningún beneficiario de la medida; y por último ha decidido emplear 8.000 millones de € en un plan de pequeñas obras municipales para reducir el paro y todos sabemos que esta propuesta es un parche, se trata de unas “peonadas”, se contratará temporalmente a unos desempleados que muy posiblemente fueron despedidos por las mismas empresas que ahora los contrata para estas obras.
La realidad que no quiere Zapatero que veamos es que cada día se crean más de 6.000 parados, que se han superado los 3.400.000 desempleados y que caminamos inexorablemente hacia los 4 millones. Tenemos la tasa más alta de paro de de la Unión Europea  y mientras tanto Solbes, el ministro de la crisis de 1.995 y de 2.008, balbucea excusas y anuncia fechas de mejora que nunca se cumplen. El Presidente del Gobierno se encuentra “grogui”, su cara crispada le delata, no esperaba esta “racha de mala suerte”, todavía no comprende que los ciudadanos estén perdiendo la confianza en él y lo peor de todo es que no tiene respuesta para tantas calamidades.
Muchos políticos socialistas, entre ellos ZP y su gobierno, que alimentaron amistades peligrosas con los reyes del ladrillo, ahora no encuentran soluciones a la crisis, se muestran desorientados y paralizados y solo ven una salida a sus problemas, mentir sobre la gravedad de la situación, ¡no vaya a ser que los ciudadanos me retiren el voto! Entonces se quedarían parados ellos y eso sí sería grave.
La descripción del problema que soporta nuestra sociedad y que se vio claramente en el programa de televisión de referencia, es un paro insoportable, negocios que cierran, ciudadanos que no pueden pagar su hipoteca, el consumo que se hunde y afecta de forma terrible al pequeño comercio, un Gobierno sin iniciativa y que esconde la verdad.
La crisis económica española que primero fue negada por nuestros dirigentes mediante un engaño masivo y ahora es enmascarada en sus cifras más preocupantes, solo se resolverá  desde el reconocimiento de la verdad, desde la solvencia intelectual, desde el trabajo, la austeridad y la ilusión. Es necesario tomar medidas acertadas y bien programadas y para ello es necesario recurrir a los mejores, a los que no son los culpables del problema, a los que ya acreditaron saber resolver otra crisis económica y de valores como ya hizo un Gobierno del Partido Popular en 1.996.
 Esta situación es muy grave y su duración será prolongada en el tiempo, pero debemos tener esperanza en la recuperación si se toman las decisiones adecuadas y todos aportamos nuestro esfuerzo, los ciudadanos pueden hacer más de lo que piensan, tienen una  herramienta decisiva: su voto responsable.

José Alberto Martín-Toledano Suárez.
Portavoz del Grupo Popular en la Diputación de Ciudad Real


Agenda

Sin eventos

CookiesAccept

ppciudadreal.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.

Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies Saber más

Acepto

Canal PPCiudadReal


avisoLegal